Archivo de la categoría: Internacional

Greece must deny to pay an odious debt

Fuente: American Cronicle

Today is the 11th consequent day of mass demonstrations in front of the Greek Parliament in Athens, as well as in other cities of the country. One year after the signing of the notorious bailout deal between the Greek government, the IMF and the EU, the fiscal situation is dissapointing. But even more than that, the living standards of the Greeks have been enormously affected by the unprecedented neoliberal austerity policies imposed by the deal.

The whole situation seems to be a vicious circle: Greece borrows money in order to pay off her mounting debt (€262 billion) by creating a new future debt – the one of the IMF-EU bailout deal. On the same time the country’s financial and political sovereignty is bound hand and foot by an agreement which, although signed by the government, is not endorsed by the vast majority of the people. The future generations of Greeks will have to carry in their backs the results of an unholy alliance made by international bankers, foreign creditors and European governments. This is neither moral nor rightful.

Ecuador was in a similar position four years ago – it was then when President Rafael Correa had bravely decided to default of the latin American country’s $3.8 billion debt by unilateraly eliminating it as “illegitimate”. That should be the example for Greece, as well as for other countries which have been victims of financial speculations and neoliberal austerity. It is a historical need for the European governments which feel the loop of debt around their necks to take generous decisions contrary to the demands of the technocratic elites in Brussels, Berlin or Washington. Greece has the opportunity do the beginning of a revolutionary action against the global capitalist establishment.

1. The IMF-EU bailout deal for Greece is in fact an anti-constitutional agreement. Constitutional Law Professor at Athens University, Georgios Kasimatis, has pointed out that “the provisions included in the loan contract and the bailout deal violate all principles of the Greek constitution, the European and International Law”. Therefore, the Greeks have every legal and moral right to defend their constitution against policies which tend to eliminate the country’s very sovereignty.

2. The debt crisis in many countries of the eurozone (Greece, Ireland, Portugal etc) is nothing but part of the severe crisis which modern capitalism is passing by. The neoliberal experiments in the European Union have been proved a total failure for the working and middle-classes while it has created profit-addicted economic elites. The denial to pay off the debt would be a blow to this anti-social liberal madness and would send a strong message to international loan sharks.

3. The case of Ecuador can be used as an example. Although the Greek debt is much higher and the economies of the two countries are generally different, Eric Toussaint (Campaign for the Cancellation of Third World Debt CADTM) argues that there are some similarities: “First, Greece is financing a part of debt in the form of bonds by the Government authorities (“securitization of public debt”), a technique used by Ecuador. Second, another large part of the Greek debt is in the form of bank loans, which is also the case for developing countries. […] “Ecuador´s debt was mainly owed to the banks in the U.S. In 200 Ecuador abandoned its national currency and adopted the U.S. Dollar, the currency of its lender. Similarly Greece has the same currency with its lenders, such as France and Germany, the Euro”. (Ethnos, 9 January 2011).

4. The cancellation of the vast majority of the Greek debt is definitely a prerequisite for the recovery of the country’s economy and the relief of the population from the harsh austerity policies. The same applies to the cases of Ireland and Portugal. By challenging the overcharging debt, the Europeans can directly challenge the E.U. economic establishment itself thus rejecting the neoliberal practices of the last decades. A new policy is needed which will take into consideration the real needs of the masses, the vested rights of the working class and the strengthening of social solidarity within the Union.

5. The theory of the “odious debt” is not a general or newly-founded concept. It is based on the principles of international law (U.N. Charter) and can be legally used when the debt “has been incurred, not in the interests of people, but against its interests and/or in the personal interest of the rulers or persons close to the regime”. According to Law Professor at University of Michigan Robert Howse “the international law obligation to repay debt has never been accepted as absolute”. (U.N. Conference on Trade and Development, July 2007). But, furthermore, institutions like the World Bank and the IMF must be checked for their policies towards lending money, advocating exhausting austerity mechanisms and, moreover, co-operating with corrupt and dictatorial regimes.

6. The cancellation of the debts for third-world countries as well as for states which has been severely hitted by the recent financial crisis is, in the end of the day, a demand for a fairer world – an international environment where people will be above profits and where elected governments, not bankers, multinational companies or rate agencies, will manage the fate of a country’s economy.

When these lines were written, more than 100,000 Greeks were demonstrating outside the Parliament in central Athens – public anger and desperation becomes bigger day by day and the concequences cannot be predicted. The “indignants” are asking for jobs, social policies, fair distribution of wealth, justice and that those who are responsible for the crisis to pay for it. They are asking for hope, without the nightmare of austerity and misery imposed by a corrupted political system. The Greek government along with the EU have the moral responsibility to stand in solidarity with the people and relieve them from the unbearable weight of an illegitimate and “dirty” debt.

Deja un comentario

Archivado bajo Internacional

Islandia, la isla de la revolución

Fuente: XlSemanal

Eran los habitantes más felices del planeta, según los expertos, hasta que estalló la «burbuja» financiera en 2008. Desde entonces es un pueblo enfadado. Y mucho. Primero dejaron caer los bancos y se negaron a inyectarles dinero público, luego hicieron dimitir al Gobierno y ahora se niegan a pagar las deudas de sus instituciones financieras y quieren que sean sus directivos quienes lo hagan, pero con la cárcel. Viajamos a la isla rebelde

Islandia ha vuelto a asombrar al mundo. Y lo ha hecho de manera tan intempestiva como la erupción del volcán que hace un año paralizó el tráfico aéreo. Aquí, las cosas son así: inesperadas. En octubre de 2008 este pequeño país sufrió un infarto, es la manera más gráfica de describir lo que le sucedió a su economía. Hasta entonces vivía en la opulencia. Era el ejemplo de las bondades de la globalización financiera. Sus bancos engullían miles de millones de los fondos de inversión extranjeros, atraídos por los altos tipos de interés. Un banquete hipercalórico que les hizo engordar hasta que sus depósitos multiplicaron por 12 el PIB del país. Obesidad mórbida. La población, confiada, se había lanzado a una bacanal de compras a crédito: coches de lujo, segundas residencias… De repente, una arritmia llamada «hipotecas basura» se propagó desde Wall Street y las economías de medio mundo fibrilaron. Islandia fue la primera en caer. Sus bancos quebraron, la Bolsa se desplomó, la moneda fue devaluada y la inflación se disparó. Hasta McDonald´s echó el cierre a sus restaurantes y abandonó el país.

El FMI recetó la terapia habitual: subidas de impuestos, recortes salariales y sociales… Pero hoy el enfermo ha salido de la UCI. Y los islandeses han decidido algo insólito: perseguir a los responsables, no pagar las deudas contraídas por sus bancos, dejarlos caer sin inyectarles dinero público y encarcelar a los culpables de la crisis. Los mercados asisten atónitos a esta salida de tiesto. Y los enfermos de la Unión Europea -Grecia, Irlanda, Portugal…-, con sus economías enchufadas artificialmente al euro y recibiendo las descargas eléctricas de carísimos rescates, se preguntan si la medicina islandesa es la panacea.

¿Lo es? Está por ver, pero si los «malos» salen de rositas no será por falta de empeño. Se ha abierto una investigación exhaustiva, se ha nombrado a un fiscal especial, se ha elaborado un informe de 2500 páginas donde se detallan los delitos… La Interpol puso en busca y captura a Sigurdur Einarsson, presidente ejecutivo del banco Kaupthing, que fue detenido en su mansión de Londres. Una docena de banqueros, acusados de enriquecimiento ilícito, puede correr la misma suerte.

¿Pero la rebelión islandesa es de verdad o se ha exagerado con una pizca de romanticismo? «¿Exageración? Lo que sucede es que los islandeses estamos muy cabreados», opina Peter Mogensen, de 62 años, director de tráfico internacional de una compañía de telefonía móvil. «Ha subido el coste de la vida, la gasolina… El que tenía una hipoteca en divisa extranjera ha visto cómo el montante se duplicaba por el desplome de la corona, y de pagar unos 230.000 euros de media ha pasado a más de 400.000. Hay «corralito» y, cuando sacas un billete de avión, solo te permiten retirar de tu cuenta el equivalente a unos 2000 euros. Yo pago más impuestos, pero no hice locuras. Soy de la vieja escuela y no me entrampé. Y conservo mi trabajo. Pero mucha gente, sobre todo parejas jóvenes con hijos, lo está pasando mal.»

Y Mogensen reflexiona: «La vida era muy fácil y de repente dejó de serlo. Y la gente decidió no callarse. Pedir explicaciones a las élites. Dijimos basta. ¿Por qué tenemos que costear nosotros, los ciudadanos, las pérdidas de compañías privadas? Los negocios no se hacen así. Si mi empresa no puede pagar sus facturas, no le voy a pedir al vecino que lo haga. Yo no iba a las manifestaciones al principio, pero luego sí. Imagínese un día a 45.000 personas ante el Parlamento. ¡El 14 por ciento de la población islandesa se echó a la calle a protestar! No sé si es una revolución, pero sí que es el principio de algo. La gente descontenta pide cuentas a los gobiernos. Visto desde esa perspectiva, lo que está pasando en el norte de África o en Oriente Medio no es muy diferente, salvo que en Islandia no hay derramamiento de sangre. Vale, allí están enfrentándose a dictaduras. Pero quizá nuestro ejemplo haga pensar a los ciudadanos de otros países democráticos que no hay que conformarse, que las decisiones de los gobiernos deben ser más transparentes y que los de abajo tenemos derecho a decidir, sobre todo cuando está en juego el bienestar de las siguientes generaciones».

El doble referéndum del caso Icesave ha catalizado el descontento popular. Icesave era un banco que operaba por Internet y captó los ahorros de unos 400.000 extranjeros. Cuando se declaró en quiebra, el ex primer ministro británico Gordon Brown aplicó la ley antiterrorista para congelar las cuentas y garantizar los depósitos de sus súbditos, lo que hirió a los islandeses en su orgullo. Finalmente, el Reino Unido y Holanda pagaron a sus ahorradores… Y le pasaron la minuta al Gobierno de Islandia, que se resignó a asumir la «derrama»: 4000 millones de euros a 15 años, más intereses (al 5,5 por ciento). A escote, tocaban a unos 45.000 euros por familia. El Parlamento acató la decisión, pero entonces saltó la sorpresa: el presidente, Ólafur Ragnar Grímsson, se negó a firmar la ley. Los islandeses pasaron por las urnas y decidieron apoyarlo. El Gobierno renegoció (37 años al 3,3 por ciento). Y otra vez Grímsson se plantó. Nuevo referéndum y nuevas calabazas.

El presidente tuvo un par de aliados inesperados. Martin Wolff, gurú económico del Financial Times, sentenció: «Los islandeses no están obligados, ni moral ni legalmente, a pagar esa deuda gigantesca que hipotecará a varias generaciones.La demanda del Gobierno inglés no es razonable. Los contribuyentes no deben ser utilizados como una póliza de seguros por los bancos. Y, además, muchos países se han negado históricamente a pagar su deuda, incluso los ingleses lo hicimos después de la Segunda Guerra Mundial». Y la jueza Eva Joly, más que probable candidata francesa a las presidenciales de 2012, que asesoró en la investigación, clamó: «¡Luchen contra esta injusticia!».

Pero después del segundo «nei» («no») en las urnas, el país puede correr el riesgo de convertirse en un paria para los mercados. El Reino Unido ya ha anunciado que llevará a los tribunales a Islandia y las agencias de calificación amenazan con calificar su deuda externa como bono basura, lo cual es preocupante si se tiene en cuenta que supera el 300 por ciento del PIB (en España, donde ya las pasamos canutas con cada nueva subasta del Tesoro, ronda el 167 por ciento). Sin embargo, cuando el Gobierno nacionalizó los bancos en apuros, no devolvió ni una corona a los fondos extranjeros que se pillaron los dedos. Para entendernos, Islandia se declaró insolvente. ¿Le ha ido peor que a Grecia, Irlanda o Portugal, cuyas economías han sido rescatadas siguiendo las reglas de la ortodoxia financiera?

Pues no parece. Los indicadores apuntan a que lo peor de la recesión ha pasado. La economía crece por primera vez desde el fatídico otoño de 2008. Y la inflación ha caído en picado desde el espantoso 18 por ciento hasta un llevadero 2,3. La diferencia, en opinión del analista Aditya Chakrabortty, redactor jefe de The Guardian, es que en los países periféricos se ha preferido amansar a las fieras de los mercados antes que conservar los empleos de la gente; mientras que en Islandia ha sucedido al revés, se ha priorizado el trabajo antes que el pago de intereses. «Los islandeses han roto las reglas y se han salido con la suya», resume.

«No tan rápido», advierte Astdis Kristjándottir, que perdió su empleo como gerente de una empresa de alimentación. Con 59 años, no se arrugó. Con la indemnización por el despido y unos ahorros abrió una tienda en el centro de Reikiavik. «Era eso o emigrar, como otros 14.000 islandeses. Vendo ropa que hago yo misma. Soy una persona creativa. Asistí a un seminario de diseño de joyas y hago mis propias creaciones con turquesa, amatista y lava volcánica.» Precisamente la erupción del volcán Eyjafjalla, coincidiendo con el comienzo de la temporada turística, estropeó sus ventas. «Pero saldré adelante.» Astdis votó «no» en el referéndum. «Tengo cinco hijos y 19 nietos y no me da la gana de que ellos tengan que pagar por los errores de una banda de criminales. Si no los paramos, volverán a hacerlo.»

Eygló Svala Arnarsdótir, de 30 años, editora de cuatro revistas, votó «sí». «Estoy de acuerdo con que se persiga a los culpables. Pero en el referéndum se han mezclado dos asuntos diferentes. Icesave se ha convertido en una especie de hito histórico en el que ciudadanos del mundo se plantean negarse a compensar con sus impuestos a los inversores privados que han ido a la quiebra. Pero Icesave, en realidad, no va de eso. Un país debe cumplir con sus obligaciones, por mucho que nos jaleen desde el extranjero los que quieren convertir esto en una cruzada… Si el Reino Unido nos lleva a juicio y perdemos, seremos los islandeses los que debamos afrontar las consecuencias. No vendrá nadie de fuera a compartir nuestra carga», advierte. «Para muchos es una cuestión de orgullo. Y han seguido al presidente en una aventura que ha dividido al país. Se supone que no debería inmiscuirse en política, pero la Constitución es ambigua y lo convierte, de hecho, en la persona con mayor autoridad de Islandia.» Eygló es pesimista. «Creo que en cinco o diez años tendremos otra crisis, porque la mayoría de los islandeses piensan que no tienen ninguna responsabilidad y que todo fue culpa de unos cuantos banqueros, cuando lo cierto es que mucha gente vivía a todo trapo.»

También era partidario del «sí» Einar Gudmundsson, de 52 años, pescador de Grundarfjordur, un pueblo de 900 habitantes. «Es mejor llevarnos bien con los ingleses, que son nuestros mejores clientes.» Einar acaba de comprarse un barco pequeño. «Llevo navegando 25 años en grandes buques y las tripulaciones se han reducido con la crisis. Así que ahora seré mi propio jefe.» Einar tiene cinco hijos, dos estudiando en la universidad. Y no le ha ido mal con el hundimiento de la moneda. El euro pasó de cambiarse a 62 coronas en 2008 a las actuales 163. Una depreciación de doble filo: por un lado, los que se hipotecaron están con el agua al cuello. Por otra, una moneda barata hace competitivas las exportaciones. E Islandia ha pasado de lucrarse primero y arruinarse después con la magia de la ingeniería financiera a encomendarse a la economía real: ganadería, aluminio, agua embotellada, tecnología, energía geotermal, turismo… y, sobre todo, pesca. «Yo salgo a faenar por la mañana y, cuando pesco 800 kilos de bacalao, regreso a puerto. No puedo capturar más por ley. Ni puedo pasar más de 14 horas diarias embarcado. Pero es suficiente. Nuestro mar está lleno de peces. No hay días malos, a no ser que haya temporal. Luego lo vendo en la lonja. Solo pueden acudir mayoristas islandeses, que lo fletan en el primer vuelo a Inglaterra y se vende fresco en menos de 24 horas. Fish and chips. Los ingleses pagan en libras esterlinas. Y con el cambio los intermediarios se forran.»

Economía real… Es el nuevo mantra. «¿Qué tenemos en Islandia: peces, agua dulce suficiente para abastecer a 600 millones de personas, energías renovables y… una naturaleza que quita la respiración», explica Ymir Björvin Arthúrsson, de 37 años.

Ymir, licenciado en Filosofía y con un máster en Administración de Empresas, era promotor inmobiliario. «Construía apartamentos, tenía 45 empleados y casi un millar de contratistas, pero un día, mientras iba conduciendo, vi tantas grúas, todo lo que se estaba edificando por todas partes… Y supe que era imposible que se ocupasen todas esas casas. Así que vendí la empresa. Era el año 2006. Compré terrenos en Suecia y seguí en el negocio inmobiliario. Pero me quedé sin dinero cuando todavía estaba luchando con los arquitectos y los permisos. Y necesitaba cash flow rápido para pagar la comida de los niños, así que monté con mi novia una pequeña agencia de viajes», cuenta.

Ymir ya no lee la prensa local porque «dan ganas de suicidarse». Y desconfía de los políticos. «La gente está tan hastiada que eligió a un cómico como alcalde de Reikiavik. Un tipo que decía las cosas como son y nos dio esperanza. Ahora habla como un político profesional. Y eso es inquietante.» Quizá por ello voto «no».

«El argumento del «sí» es que de este modo podremos conseguir que los inversores extranjeros vuelvan a prestarnos dinero. ¿Pero para qué nos van a prestar un dinero que no podemos devolver? Se lo diré. Porque al final lo que quieren no es dinero, sino apropiarse de nuestros recursos: caladeros, manantiales, yacimientos…»

¿Y qué se cuece en la Islandia profunda? Anna Dóra Markúsdottir, de 45 años, es una mujer valiente, aunque los percances se suceden desde que se mudó a la granja que comparte con su esposo, Jón, y sus cuatro hijos, situada entre el monte Kirkjufell y el fiordo de Grundar, a tres horas de Reikiavik por carreteras que dejan atrás volcanes y glaciares, incluido un túnel submarino. Un incendio, un accidente de coche, un tejado que vuela un día de ventisca, un caballo que se encabrita y la atropella… «Yo no creo en esas cosas, pero esto es tierra de elfos…», me dice. Solo le falta añadir: «Y haberlos, haylos». Anna Dóra y su marido crían trotones caballos islandeses, una raza única en el mundo, además de ovejas y perros autóctonos. «Estamos entre los diez mejores criadores de caballos de Islandia, exportamos a otros países, pero con la crisis las ventas se pararon. Y ahora que por fin estamos volviendo a vender fuera, el dinero tarda meses en llegar, así que mi marido se ha embarcado.»

Mientras Jón pasa un mes en un buque de la flota bacaladera, navegando por el Atlántico norte frente a Groenlandia, Anna Dóra y sus tres hijos mayores se ocupan de la granja. Anna Dóra votó «no» en el segundo referéndum sobre Icesave, como la mayoría. Tampoco quiere que Islandia ingrese en la Unión Europea, otra vez como la mayoría y en contra de los deseos del Gobierno. «Nuestros caballos son muy frágiles y no sobrevivirían si se abren las fronteras y se permite la importación de otras razas.» Me invita a café y bizcocho y me enseña una página de Internet donde puede consultar su árbol genealógico desde el siglo X. Está emparentada con el presidente y con la cantante Björk. «Pero no es nada extraordinario. Somos muy poquitos.» Contemplo el paisaje desde la ventana de la cocina. «Aquello es la prisión de Kvíabryggja», me cuenta Anna Dóra, señalando unas edificaciones bajas al pie de la montaña. «Es una cárcel abierta. No tiene rejas. Los guardianes no llevan armas, solo un aerosol. Y los reclusos fabrican relojes.» «¿Y no se escapan?», pregunto ingenuamente. «¿Adónde van a ir?», responde. «Estamos en una isla en mitad de la nada.» Y sentencia: «Ojalá en esa cárcel acaben los que nos llevaron al desastre». Y otra vez habla por boca de la inmensa mayoría.

Deja un comentario

Archivado bajo Internacional

Los logros de los “indignados” en Grecia destacados en la prensa extranjera, ignorados en España

Fuente: RadioCable

Cientos de miles de personas protagonizan desde hace 14 días protestas masivas en la plaza Syntagma de Grecia. Incluso han bloqueado el Parlamento. El primer ministro George Papandreou ha admitido que estudia convocar un referendum sobre las medidas de austeridad. Los grandes medios internacionales están informado del tema y resaltan los vínculos del movimiento griego con el español del 15M. Sin embargo la prensa nacional apenas está recogiendo lo que sucede en Grecia.
Ni el bloqueo en dos ocasiones de la salida de diputados -griegos y europeos- del Parlamento que está en la misma plaza Syntagma, ni el anuncio de Papandreou, -que tras las presiones de la calle, podría someter las medidas de austeridad que le piden la UE y el FMI a un referendum popular-, han sido destacadas por los medios españoles. En el mejor de los casos se ha publicado una breve nota en la edición digital. En cambio la prensa internacional sí recoge la revolución griega.

El Washington Post explica que los “inacabables recortes han llevado a una reacción pública en contra, con decenas de miles de griegos inundando las plazas de ciudadades de todo el país en una protesta lanzada por llamamiento en redes sociales y que ahora se encuentra en su segunda semana. El domingo, duodécimo día consecutivo de protestas inspiradas por las similares manifestaciones que han tenido lugar en España, vió la mayor reunión hasta la fecha. Más de 60.000 personas se reunieron en la emblemática plaza Syntagma de la capital, segun estimaciones policiales, aunque los manifestantes defienden que eran un numero muy superior”
El Wall Street Journal recoge como “el primer ministro George Papandreou, dijo el lunes que podría considerar la celebración de un referéndum sobre la agenda de reformas del gobierno, si es necesario, para apuntalar el apoyo popular a las medidas. Grecia se debe aprobar en el parlamento el miércoles un nuevo paquete de medidas de aursteridad por valor de 28.4 millones de euros, para recortar su deficit por debajo del 1% del producto interno bruto en 2015. Pero las medidas, junto con otras reformas y privatizaciones previstas, han alimentado la oposición de la opinión pública, los sindicatos de Grecia, e incluso dentro del gobernante Partido Socialista”
La BBC se hace eco de una “inmensa manifestación griega contra las medidas de austeridad” que ha puesto en problemas al gobierno de Papandreou “obligado a imponer duras medias de austeridad como condición para recibir el rescate europeo. Pero los problemas económicos han desatado amplias protestas -la última inspirada por las masivas acampadas motadas en España el mes pasado, donde el desempleo ha alcanzado niveles record. Los manifestantes griegos se llaman a si mismos “Ciudadanos indignados”, una etiqueta tomada prestada de su contraparte en Madrid, conocida como `los indignados´”.
The Guardian destaca que “con protestas dividiendo su propio partido y decenas de miles en las calles, el primer ministro de Grecia, George Papandreou, intentó el lunes conseguir apoyo para una nueva ola de austeridad. Atenas vendió una participación del 10% en OTE, la estatal Organización Helénica de Telecomunicaciones, a Deutsche Telekom en lo que es el lanzamiento de uno de los mayores programas de privatización de Europa… La oposición pública es tal, que el domingo 80.000 manifestantes se reunieron en la plaza Syntagma, el sitio del parlamento de Atenas, para denunciar la nueva ola de austeridad fresco como el equivalente a una ocupación extranjera. “Si hacemos lo que nos piden esas instituciones, ya no habrá Grecia” dice una manifestante”.
MSNBC explica que “el primer ministro de Grecia dice que va a considerar la celebración de un referéndum sobre las medidas de austeridad esenciales para que el país continúe recurriendo a los fondos de un rescate internacional. Papandreou ha estado tratando de sofocar la disidencia dentro de su propio partido socialistas, así como la ira generalizada entre los griegos furiosos porque después de un año, las medidas no han producido los resultados esperados. La frustración aumenta al hacerse evidente que el gobierno tiene que imponer aún más recortes de gastos y aumentos de impuestos”.
La Tribune asegura que el “movimiento de los “indignados” continúa federándose con slogans cada vez más agresivos. El gobierno griego esta en una posición delicdad entre la presión cada vez más fuerte de la calle contra la austeridad y la de Europa que empuja a Atenas a acentuar el rigor”.
The Irish Times subraya que “Después de otra noche de protesta en la que unos 80.000 griegos se apiñaron en la plaza pública de Atenas el domingo, el señor Papandreu lanzo una campaña para respaldar el nuevo paquete de rescate entre sus propios ministros“.

Deja un comentario

Archivado bajo #spanishrevolution, Internacional

Por noveno día consecutivo miles de indignados griegos ‘rodean’ el Parlamento

Fuente: Nacion Red

La Plaza Sintagma de Atenas se ha vuelto a llenar de miles de ciudadanos griegos que tienen sus ojos puestos en la entrada del parlamento. Hacía allí dirigen secos y sencillos lemas como “ladrones y sinvergüenzas”. El martes los manifestantes conseguían mantener encerrados durante horas a los parlamentarios, hasta que las fuerzas de seguridad griegas establecieron un corredor para permitir la salida de vehículos. Si bien algunos preferían escapar por los jardínes.
Ayer en la Isla de Corfú una concentración de indignados obligaron a los diputados y funcionarios europeos que participaban en una reunión de trabajo (y cena en el Club Náutico) a abandonar la isla. El barco que fue al rescate tuvo que hacerlo con las luces apagadas.
Las manifestaciones, a pesar de la escasa información que se está ofreciendo en España, ha llegado con toda su intensidad a Tesalónica, Heraclion y otras ciudades griegas, además se han extendido a Nicosia, la capital de Chipre.

Deja un comentario

Archivado bajo Internacional

La #spanishrevolution llega a Grecia

Fuente: Periodismo Humano

 

El 25-M es para Grecia lo que el 15-M ha supuesto para España: miles de ciudadanos saliendo a las calles para manifestar su malestar. Entre caceroladas, aplausos, imágenes del Primer Ministro, Giorgos Papandreu, pintado de payaso, y gritos como “Estamos despiertos, ¿qué hora es? Es hora de que se vayan”, la plaza Sintagma (Constitución), en Atenas, ha acogido en la última semana a más de 30.000 personas y ha dado paso a una acampada de protesta.
“Al principio sólo éramos diez. Hoy somos más de doscientas personas las que acampamos” frente al Parlamento, declara Kostas Papadopoulos, un joven que se ha sumando a las concentraciones y que prefiere no revelar su verdadero nombre. Él, junto con el Movimiento de los Indignados griegos, quiere expresar alto y claro que está harto de la crisis económica que le está tocando pagar: un aumento del IVA hasta el 21% (Impuesto sobre el Valor Añadido), privatización de empresas y reducción del sector público, recortes en sueldos y pensiones de hasta el 25%, y más de 600.000 parados, para una población de algo más de once millones de habitantes. Este es el panorama desolador de un país que hace frente a unas medidas de austeridad bajo los dictámenes de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Unión Europea), para evitar la bancarrota.

No es la primera concentración, pero sí la más pacífica

“Si con 4 años tengo deuda, entonces también soy un ciudadano indignado”. (AP Photo/Nikolas Giakoumidis)
Desde que estallara la crisis económica y financiera en 2008 se han sucedido manifestaciones y huelgas que se han ido acentuando en los últimos dos años: hasta diez huelgas generales y varias manifestaciones que terminaron en enfrentamientos con la policía. Sin embargo, ésta es la primera vez en que ciudadanos helenos de distintas edades, perfiles socio-económicos y tendencias ideológicas se ponen de acuerdo para unirse en un movimiento apartidista y pacífico.
“Esto es difícil en Grecia, puesto que los partidos políticos tienen mucho peso en la sociedad y la mayoría de las personas que han salido a manifestarse han sido militantes al menos una vez en su vida”, aclara Kostas. “La fuerza de los partidos ha dificultado un poco nuestra organización porque la gente tiene miedo de que alguien intente introducir ideas partidistas. Pero, poco a poco, nos vamos organizando y cuando la gente viene a Sintagma, lo hace sin banderas de ningún tipo”, añade apuntando que accede a declarar siempre y cuando quede claro que no lo hace en nombre del Movimiento de los Indignados Griegos: “Hemos acordado en Asamblea que nadie representa al movimiento y que por lo tanto nadie hablará a la prensa en su nombre”. Su caso es un ejemplo de la disminución en la calidad de vida de su país: después de ejercer como consultor de mercados durante un largo periodo de tiempo decidió dimitir porque solo le pagaban quinientos euros al mes.

Asamblea General. 28 de mayo de 2011. (Lucas Escobar Jiménez).
Las Asambleas suelen ser caóticas y difíciles de coordinar: la gente busca desahogarse u ofrecer apoyo y ya no son doscientos, como ocurría al princpio, sino tres mil indignados que se reúnen cada tarde a las ocho de la tarde y entre los que se pueden ver personas con distintos perfiles: niños, padres, parados, estudiantes, funcionarios, españoles, italianos, franceses y personas mayores. “El lunes, por ejemplo, vino una señora de ciento tres años para mostrar su apoyo”, declara Diego Naranjo, un joven español que reside actualmente en Atenas donde cursa un Máster en Derechos Humanos.
Además de las reuniones generales, donde se debate y se vota acerca de la organización del movimiento y sus objetivos, ya se han creado varias comisiones de trabajo y apoyo logístico, entre las que se encuentra el grupo de trabajo y desempleo, de propuestas para salir de la crisis, Comunicación, Traducción o Apoyo legal. Pero también enfermería, eventos artísticos, limpieza, distribución de materiales y un Banco de Tiempo (un sistema de intercambio de bienes y servicios en el que la única unidad de intercambio es el tiempo).
Una comisión para las relaciones internacionales, que les permita entrar en contacto con otros movimientos, como el 15-M en España u otros de ciudadanos griegos en el extranjero, no figura todavía entre las propuestas. Aunque eso sí, ya se están ocupando de las relaciones con otros grupos dentro de Grecia, como en Salónica o Patras, donde también han surgido concentraciones en distintos barrios. No obstante, según Kostas, “la idea es que luego llegue todo a Sintagma”.
Por el momento, no existe fecha de partida. Se quedarán allí hasta que los distintos grupos de trabajo encuentren propuestas coherentes con sus objetivos: no pagar la deuda griega y obtener una “democracia real”.

El 15-M con carácter heleno

Grupo Democracia Real Ya – Atenas. 22 de mayo de 2011. (Lucas Escobar Jiménez).
Además de Berlín, Londres, Quito o Bruselas, el 15-M también ha estado presente en la capital helena. Fue a partir del martes 17 de mayo, cuando Isabel, originaria de Granada y estudiante de doctorado de las universidades de Córdoba y Atenas, creó junto a una amiga la página en Facebook Democracia Real Ya – Grecia. “El martes por la noche se inscribieron quinientas personas. El miércoles ya había dos mil”. Puede que uno de los principales reclamos para que corriera como la pólvora fuera que la página fuera publicada en griego.
Paralelamente, Diego Naranjo, originario de Sevilla, y un grupo de amigos, en su mayoría estudiantes Erasmus, creó otra página: Democracia Real Ya – Atenas. Ésta en español. Ambos grupos contactaron y al día siguiente se reunieron en la Plaza Thysio, cerca de la Embajada Española, para repartir folletos basados en el manifiesto de Democracia Real Ya! y donde realizaron distintas performances, como el entierro de la democracia y un juego de Monopoly, en el que siempre ganaba la banca.
Su objetivo consistía en solidarizarse con el movimiento español, pero también hacerlo llegar a los griegos. Aunque quizá la falta de cobertura mediática fuera la que les impidiera llegar al público autóctono, porque es “ahora cuando los medios empiezan a hablar realmente de lo que está ocurriendo”, afirma Kostas, que fue uno de los pocos griegos que acudió desde el principio a las reuniones del 15-M en Atenas, al que se fueron sumando distintas nacionalidades, hasta que las reuniones pasaron celebrarse en diferentes idiomas con intérpretes.

Entierro de la democracia. 21 de mayo de 2011. (Lucas Escobar Jiménez)
El miércoles 25 a las seis de la tarde, todo cambió, cuando miles de ciudadanos salieron a la calle. Los españoles, como gesto de solidaridad, dieron un paso atrás. No es que se pretendieran helenizarlo, “es que desde el principio el grupo se creó para los griegos, aprovechando el chispazo del 15M. Los problemas de España y Grecia son comunes en algunos aspectos, pero no en todos”, afirma Isabel, y Diego la secunda: “Esto tenía que ser griego. Fue nuestra intención desde el principio. Nosotros aprendemos de ellos y ellos de nosotros”.
A Isabel y Diego, que afirman que sus declaraciones no representan más que a ellos mismos, no les gusta hablar de grupos. Ni Democracia Real Ya – Atenas mira exclusivamente a España, pero tampoco la deja de lado. Todos entran en el mismo saco, sin dejar de “solidarizarse con la Puerta del Sol, la Plaza de Catalunya o El Carmen en Granada”, aclara Isabel.
El próximo domingo quedará clara la solidaridad entre ambos grupos, cuando el Movimiento de los Indignados Griegos celebren su jornada de acción por la paz, en la que se organizarán actividades para los más pequeños y performances en torno a esta temática. Pero también se repartirán flores y se proyectará un vídeo con los acontecimientos de la Plaza de Catalunya para mostrar como, a pesar de la violencia policial, los indignados españoles respondieron pacíficamente.

 

RESOLUCIÓN DE LA ASAMBLEA POPULAR
DE LA PLAZA DE SÍNTAGMA
ATENAS 27-28 DE MAYO 2011
Desde hace mucho tiempo se toman las decisiones por nosotros, sin nosotros.
Somos trabajadores, parados, pensionistas, jóvenes, que hemos venido a la plaza de Síntagma para luchar por nuestras vidas y por nuestro futuro.
Estamos aquí porque somos conscientes de que sólo nosotros mismos podremos encontrar soluciones a nuestros problemas.
Hacemos un llamamiento a todos los atenienses -trabajadores, parados y jóvenes- para que vengan a Síntagma, y para que toda la sociedad llene las plazas y tome la vida en sus manos.
En las plazas, daremos forma a nuestras peticiones y reivindicaciones.
Hacemos un llamamiento a todos los trabajadores que van a hacer huelga en los próximos días para que se concentren y se queden en la plaza de Síntagma.
No nos marcharemos de las plazas hasta se vayan los que nos han conducido hasta aquí: Gobiernos, Troika (FMI, Banco Central Europeo, Unión Europea), Bancos y todos aquellos que nos explotan con sus medidas económicas.
Les mandamos un mensaje: la deuda no es nuestra.
¡DEMOCRACIA DIRECTA YA!
IGUALDAD JUSTICIA DIGNIDAD
SÓLO SE PIERDE LA LUCHA QUE NUNCA SE EMPIEZA.

1 comentario

Archivado bajo Internacional

Detenido en Islandia el ex presidente de uno de los bancos causantes de la crisis del país

Fuente: RTVE.es

La Policía de Islandia ha detenido este jueves al que fue presidente de uno de los tres bancos que quebraron en 2008, arrastrando al país a una fuerte crisis económica. Hreidar Mar Sigurdsson, ex responsable del Kaupthing Bank, ha sido arrestado en la capital islandesa, Reykjavik, acusado de prácticas criminales.

La detención ha sido ordenada por el Fiscal Especial para la crisis bancaria, Olafur Thor Hauksson, quien investiga los orígenes delictivos de las quiebras de esos dos bancos en colaboración a la inspectora internacional Eva Joly.

El anterior gobierno, salpicado.

Una Comisión Especial de Investigación, formada por personalidades independientes y creada para investigar todo lo relacionado con la crisis bancaria que desencadenó la crisis de toda la economía del país, presentó hace un mes el llamado Informe de la Verdad, en el que se acusa de negligencias continuadas al antiguo primer ministro, a varios de los miembros de su gabinete y al director del Banco Central de Islandia.
Según el texto, en la primavera de 2008, es decir, antes de la crisis financiera estadounidense, esos gobernantes ocultaron información sobre las dificultades financieras de los tres grandes bancos del país, que en octubre de ese mismo año tuvieron que ser nacionalizados para evitar el hundimiento de todo el sistema financiero islandés.
También se detallan las prácticas presuntamente delictivas realizadas por los directivos de los tres bancos implicados, que en siete años multiplicaron su tamaño por veinte, según prueba el informe. Aparte de esa investigación, se han abierto otros procesos criminales por presuntas manipulaciones en el mercado, fraude, préstamos excesivos a determinados partidos políticos y evasión de impuestos, todos ellos relacionados con esas tres entidades bancarias que quebraron en tan sólo tres días (Kaupthing, Glitnir y Landsbanki) y causaron el hundimiento total del sistema financiero islandés.
Para mitigar la fuerte crisis económica provocada en Islandia por estos sucesos, en marzo el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció un acuerdo con el Gobierno islandés para transferirle 159 millones de dólares (casi 118 millones de euros) para aliviar las dificultades de liquidez que sufre Islandia desde que estalló la crisis financiera.
Este pago es el tercero deun crédito de 2.200 millones de dólares concedido por el FMI a Islandia en noviembre de 2008, unos meses después de que el país nórdico tuviera que nacionalizar los tres principales bancos del país.

Deja un comentario

Archivado bajo Internacional

Suiza votará una iniciativa popular para limitar el sueldo de los directivos

Visto en El Mundo

En algunas empresas suizas, los altos ejecutivos pueden llegar a cobrar 73 veces más que el trabajador de nómina más baja. Para poder poner fin a “esa diferencia salarial indedecente”, los helvéticos tendrán la oportunidad de votar una iniciativa popular para limitar el salario de los directivos.

La propuesta, realizada por las Juventudes del Partido Socialista, pretende que los altos ejecutivos no cobren en un mes lo mismo que algunos de sus empleados en un año, es decir, que su sueldo anual no sea 12 veces superior. La iniciativa, que lleva por nombre “1:12, por unos salarios justos”, llegará a las urnas gracias a las firmas de los 130.000 ciudadanos que han pedido la celebración de una votación popular vinculante. Las excepciones se referirán a los aprendices y a los empleados con contrato temporal o a tiempo parcial. Los suizos están entre los ciudadanos del mundo que más dinero ganan.

Según el Partido Socialista, un cambio en la ley es la única solución al problema de los salarios “abusivos”. El sueldo medio de los ejecutivos de mayor rango se situó en cuatro millones de francos (unos 3,2 millones de euros) o lo que es lo mismo, cobraron una cantidad 73 veces superior al de los empleados de menor categoría de sus mismas empresas. Los socialistas rechazan el argumento que relaciona las diferencias salariales con la responsabilidad de los ejecutivos y su supuesto mayor rendimiento.

Incluso en tiempos de crisis, denuncian los socialistas, los salarios de los directivos han seguido subiendo, mientras que los del resto de la plantilla quedaban estancados. Según un informe de la consultora PricewaterhouseCoopers, la remuneración de los mandamases de las empresas más importantes de Suiza aumentó en un 18% en 2009.

Tras la revisión de las firmas, el Gobierno helvético establecerá la fecha para la votación.

Deja un comentario

Archivado bajo Internacional